domingo, 7 de enero de 2018

REFLEXIONES CAROLINGIAS  (XXII)

Le dijeron que tenía que bailar cancán, y se presentó acompañada de una pareja de perros.

Si te acuestas con luz, y a las pocas horas te despiertas y ya ha oscurecido, no es que hayas pasado una mala noche, sino que has gozado de una buena siesta.

Intentar resolver el dilema de quién fue primero, si la gallina o el huevo, no tiene sentido cuando tienes hambre y te encuentras ante un par de huevos fritos.

Algo debió fallar en el ensayo de una Orquesta Sinfónica, porque el director gritó: ¡Qué horror!, el primer violín, exclamó: ¡Jolín!, el del timbal: ¡Fatal!  y el del contrabajo: ¡Carajo! Afortunadamente, los de los trombones, guardaron silencio.

—Abuelito: prométeme, que el cuento de esta noche no tratará de políticos.
— Descuida, mi niño, aún no hay elecciones.

Deseaba contraer matrimonio con su novia de toda la vida, pero le asaltaban muchas dudas. Ella se llamaba, Esperanza de la Cruz.
Si algún joven se porta mal contigo o te insulta, sé comprensivo y trata de no ofenderlo. Sobre todo, no le insinúes la pensión de jubilación que tendrá dentro de unos años.
De novios compartían los secretos, pero al casarse, ella los cocinaba y se tenía que conformar con la guarnición porque, el muy cerdo de él, se comía la carne alegando, que era por cuestiones familiares.
Qué época más bonita del matrimonio estamos pasando, ¿verdad, cariño? Cuando me hablas no te escucho y cuando te hablo no me haces caso. ¿Será cosa del sonotone?
En los grandes Almacenes, si bajas y bajas, encontrarás las Rebajas.
De una pedrada, rompió la luna de un escaparte. A los guardias les dijo, que cuando llegó él, la luna ya estaba en Cuarto Menguante.
Al finalizar el partido de fútbol, le detuvieron. Había estado jugando de falso extremo izquierdo.







2 comentarios:

  1. Gracias, Mª Ángeles. Tú siempre tan atenta con mis "Reflexiones". Abrazos sentidos.

    ResponderEliminar