jueves, 4 de enero de 2018


EL SOBRINO DEL REY


(Obra teatral en 3 Actos)

ACTO PRIMERO
(En un bar, el padre de Pedrito y varios amigos toman unas cañas)

El padre de Pedrito—Estoy preocupado, Pedrito tiene tan solo seis años y ya se empieza a cuestionar sobre la existencia de los Reyes Magos. A mí me gustaría que por lo menos un par de años más, siguiera estando en la inopia.
Amigo 1— La culpa la tiene la televisión. Nos muestran a los Reyes llegando en barco, aterrizando en helicóptero o llegando a mil lugares y todo al mismo tiempo y los niños no son tontos.
Amigo 2—Tienes razón, la tele hace mucho daño. Cuando el día seis mis niños están jugando con los juguetes y les hemos dicho que los Reyes ya han regresado a Oriente, aparecen en televisión repartiendo regalos en Hospitales y Orfanatos.
El tío de Pedrito — Y eso sin contar que en la calle más comercial de nuestro barrio, desde el 3 de enero, los Reyes pasan un par de veces al día tirando caramelos ¡Les quitan la inocencia!  Algo tendremos que hacer.
Amigo 1—Se me está ocurriendo una idea: ¿Qué os parece si nos disfrazamos de Reyes Magos? Tal vez así, Pedrito no dudaría de su existencia.
Amigo 2— Puede ser una buena idea, pero habrá que perfilar los detalles.
El tío de Pedrito— Lo prepararemos al detalle y con mucho cuidado, mi sobrino es un chaval muy despierto.
Amigo 2— Vale. Quedamos para mañana y concretamos.

ACTO SEGUNDO
(En el mismo bar, los mismos actores, un día más tarde)

Amigo 1— Ya he comprado los trajes. He pensado que yo, que soy de tez pálida, podría hacer de Melchor. Tú (refiriéndose al amigo 2), harías de Gaspar y a ti (señalando al tío de Pedrito) te pintamos la cara de negro y serás Baltasar. Conviene que no digas ni palabra, para que no te identifique. El niño se lo creerá, porque los emigrantes negros no suelen hablar nuestro idioma.
El padre de Pedrito—Ahora viene la parte más difícil. Tendré que contarle un buen rollo diciéndole que cómo ha sido muy bueno, será de los primeros en recibir los regalos y que los Reyes vendrán a visitarnos en casa. A ver si cuela.
Amigo 1— No te olvides de dejarnos unas pastas y una botella de güisqui, que la noche estará fría fría y los trajes los compré en los chinos y el armiño es de fantasía.
El padre de Pedrito—Descuida, la bebida no ha de faltaros. Le diré al niño que antes de que los Reyes regresen a Oriente, le traerán los regalos Ya sabéis: en cuanto acabe la Cabalgata, os esperamos en casa.
Amigo 2— Saldrá todo tan bien, que Pedrito creerá en los Reyes, por los menos hasta que tenga novia. Jajaja.

ACTO TERCERO
(En el salón de la casa de Pedrito. 5 de enero, diez de la noche)

Madre de Pedrito—¡Qué contento se va a poner mi niño cuando vengan los Reyes!
Pedrito— Pero, mamá, los de esta noche serán los auténticos, no los de "El Corte Inglés" ¿verdad?
Madre de Pedrito— Claro, hijo. Estos están recién llegaditos de Oriente. ¡Qué frío traerán los pobres!
Padre de Pedrito—(Con grandes exclamaciones)¡Ya vienen! ¡Ya están aquí! Los acabo de ver en el video portero.

A los pocos minutos, mientras el niño, emocionado, se acurruca en el regazo de su madre, la comitiva real avanza majestuosamente por el pasillo y penetra en el salón. Baltasar, rezagado, dice a su hermano: ¿No te habrás olvidado del güisqui? Estoy helado"

Melchor(hablando solemnemente)—Me he enterado de que en esta casa vive un tal Pedrito que ha sido un niño muy bueno y le traigo estos regalos.
Pedrito—¡Bieeennn!
Gaspar—A mí también me han llegado noticias de que Pedrito ha sido un niño obediente y le traigo más regalos.
Pedrito—¡Hurra!
Baltasar—Hip, hip,hip. (Deja los juguetes sin decir palabra)
Pedrito— Mamá ¿Baltasar no sabe hablar?
Madre de Pedrito—No domina nuestro idioma, pero combate el frío que da gusto—dice la mujer, gesticulando a su cuñado, que se ha bebido media botella de güisqui en el pasillo.
Padre de Pedrito— Pero, siéntense Sus Majestades y tomen unas pastitas.
Melchor—Muchas gracias. Se agradece. Hemos de reponer fuerzas. La noche está fría y tenemos mucho trabajo por delante.
Gaspar—Ya lo creo, y hoy hace un frío de la...Quiero decir que hace mucho frío. Vamos a servirnos unas reales copitas.

Al cabo de media hora, ya por la segunda botella, Los Magos de Oriente, deciden marcharse. Al incorporarse, Baltasar, que es el que está más cargado, se tropieza y se da un golpe tremendo contra el aparador. La capa se rasga y peluca y turbante ruedan por el suelo.

Baltasar—¡Jo...! ¡Vaya golpe que me he dado!
Pedrito—¡Habla, mamá! ¡El Rey negro, habla!
Baltasar—Claro que hablo y juro en arameo. Me voy derecho al Ambulatorio a que me cojan unos puntos en la frente.
Pedrito— ¡Pero si es mi tío, mamá! ¡Qué suerte tengo! A partir de ahora, tendré juguetes todos los días del año. ¡Soy el sobrino del Rey! ¡Soy el sobrino del Rey! (dice Pedrito, saltando de alegría).
Padre de Pedrito— Y yo, el hermano de un borrachín.
FIN





2 comentarios:

  1. Gracias, María José. Es un deseo que pido para ti también. La magia hará que nuestra amistad, que es muy real, continúe por siempre. Abrazos.

    ResponderEliminar